Welcome to Lacticups Breastfeeding Supplies Store

¿De qué color es la leche materna?

¿De qué color es la leche materna?

Por: Ana María Hanssen

 

Seguro lo primero que piensas es que es de color blanco. Es lo lógico. Sin embargo, te sorprenderá saber que la leche materna, como líquido vivo que cambia su composición de acuerdo con las necesidades de desarrollo del bebé y va de la mano con la alimentación de mamá, no es siempre del mismo color. Así lo descubrí en mis primeras semanas como mamá, cuando me sacaba leche con un extractor para medir de alguna manera cuánto me salía. Recuerdo que me sorprendí al ver que mi leche era primero muy transparente y luego tomaba un tono más cremoso.


Mi consultora de lactancia me advirtió que esos distintos colores en la leche materna son variaciones normales. Sin embargo, ver colores inesperados puede causarte preocupación. Por eso, aquí te cuento sobre algunos de los colores que puede tomar la leche materna para que no te sorprendas o te asustes:

 

Amarillo: Por algo a la primera leche que te sale después del parto, el calostro, se le llama “oro líquido” pues toma ese color. Si aprietas tu pezón suavemente en esos primeros días de maternidad, lo verás. La leche materna también toma un tono amarillo cuando la extraes y la congelas.

 

Azul o transparente: Esta es la primera leche que sale en cada sesión de pecho. Es una leche más líquida que sirve para calmar la sed del bebé y no es tan rica en grasas como la leche blanca que sale al final de cada toma.  

 

Blanco: Es el color de la leche que ya ha madurado, aquella que sale después de la azulada o transparente al final de cada toma del bebé. Es la leche más rica en grasas y es la que llena al bebé.

 

Naranja: Si comes mucha zanahoria, calabaza, batata dulce y otros alimentos con alto contenido de betacarotenos, es probable que tu leche se tiña  un poco de naranja.

 

Verde: ¿Te gustan mucho los vegetales de hoja verde? Si tu leche sale de tono verdoso, se debe a tu alimentación. Las bebidas que contienen colorantes artificiales (Gatorade, por ejemplo) también pueden teñir tu leche de verde si es que las consumes con mucha frecuencia.

 

Rosado: Al igual que con los colores naranja y verde, el tono rojizo de tu leche puede deberse a que consumes alimentos que son de ese color naturalmente como las remolachas (betabel) o que comiste algo con algún colorante fuerte de ese color.

También puede deberse a que tengas un poco de sangre en tu leche por la ruptura de algún capilar o por tener los pezones agrietados. No te preocupes que esto no es dañino para tu bebé.

Sin embargo, si ese sangrado no se resuelve en un máximo de dos días o si ves que es más que un poco de sangre, no dudes en consultar de inmediato con tu médico.

 

Negro: ver que tu leche se ponga de este color puede producir alarma y preocupación. Este color sólo se produce cuando se toma un antibiótico llamado Minocin, que no se recomienda durante la lactancia. Es por eso que es muy importante que hables con tu médico para que sepa que estás amamantando. Hay que tener precaución con ciertos medicamentos.  

 

Cuéntanos, ¿alguna vez viste tu leche de un color inesperado?

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


Leave a comment

Please note, comments must be approved before they are published