Welcome to Lacticups Breastfeeding Supplies Store

¿Es difícil amamantar?

¿Es difícil amamantar?

Por: Ana María Hanssen

 

Siempre nos han dicho que amamantar es fácil porque es natural. Pero la verdad es que aunque hay mamás a las que se les da muy bien en el primer intento, hay muchas otras a las que no nos va tan bien la primera vez que ponemos a nuestro recién nacido en el pecho.

 

Fue mi caso: primeriza, llena de dudas y miedos que fueron despejándose cuando decidí confiar en mi cuerpo, en los ritmos de mi bebé y en mi infinita capacidad de entrega… así tuve una lactancia feliz con mi primera bebé. Lo más lindo de ese aprendizaje fue que con mi segundo bebé no tuve ningún obstáculo y ese amor por la lactancia siguió creciendo.  

Soy defensora absoluta de la lactancia materna, y es por eso que me interesa compartir mis experiencias y reflexionar sobre ellas porque no hay nada que sirva más que la motivación y los aprendizajes de otras mamás para inspirar a las que están atravesando dificultades amamantando.

 

Por eso, cuando una mamá dice: amamantar es difícil, yo no la juzgo. Sé que existen muchas razones para que así parezca, para que a veces así lo sea. Sé que muchas de esas razones a veces son la causa de que una mamá deje de amamantar. Por ejemplo:

 

  1. Porque les dijeron que no tenían suficiente leche.
  2. Porque no es una prioridad en la sociedad educar sobre la lactancia materna.
  3. Porque su pareja y familiares no las apoyaron
  4. Porque tuvieron que volver a trabajar muy rápido
  5. Porque les dolió por alguna falla en la posición y/o succión del bebé
  6. Porque se sintieron juzgadas por amamantar en público.
  7. Porque les dijeron que iba a ser muy fácil, entonces al primer obstáculo siguieron la recomendación de dar biberón.
  8. Porque nadie las alentó a seguir o no buscaron ayuda.
  9. Porque no se entiende que el estómago del recién nacido es diminuto y en una hora digiere la leche materna, lo que hace que todo el mundo piense que se queda con hambre.
  10. Porque las mujeres de su familia no amamantaron.

 

Todas razones válidas, pero en mi opinión, no definitivas. Siempre habrá una solución si existe la voluntad de encontrarla. Siempre habrá ayuda cuando se busca. La paciencia es clave para lograrlo. ¡No te rindas! Cada esfuerzo vale la pena.

 

Cuéntanos, ¿cuál ha sido tu mayor reto durante la lactancia materna?


Leave a comment

Please note, comments must be approved before they are published